viernes, 13 de abril de 2018

MANIFIESTO FOTOESCULTURA

 
 
 
 

MANIFIESTO FOTOESCULTURA
 
1º Fotoescultura nace de la inquietud por desarrollar nuevos conceptos artísticos en una época en la que podríamos decir que está prácticamente todo inventado en relación a las artes plásticas.
2º Fotoescultura es una nueva forma de expresión por la cual se aúnan dos campos muy diferentes; la tridimensionalidad de la escultura y las dos dimensiones de la fotografía.
2º Fotoescultura se suma a las numerosas disciplinas artísticas usando recursos de dos de ellas, escultura y fotografía, materia y luz.
4º Fotoescultura, si bien surge de la necesidad de buscar nuevos lenguajes, no entra en conflicto con otras artes, pues son estas las que le dan su propio origen.
5º Fotoescultura se define por lo tanto como: una disciplina artística basada en métodos escultóricos y fotográficos, cuyo resultado es el de introducir una obra tridimensional emulsionada con material fotosensible en una cámara oscura, obteniendo por medios químicos una pátina óptica adherida a la obra.
Denomino pátina óptica, al resultado recogido por la escultura; captando el entorno situado frente a la cámara y proyectado a través del estenopo o lente. La escultura recibe una imagen que tras ser procesada en el laboratorio, surge de su interior, al estilo de las pátinas naturales, diferenciándose de otro tipo de pátinas que son aplicadas al material. Se podría decir que esta pátina óptica es un proceso controlado, pues es el autor el que decide qué, y en qué momento capta la imagen. Una pátina natural se puede controlar, pero habitualmente los resultados son aleatorios. Otra forma de llamar a este concepto, es el de Pátina estenopeica o Efecto Wedgwood.
6º Fotoescultura en su origen recurre a la cámara estenopeica, no por ello descartando el uso de lentes en diseños de nuevas cámaras para su lograr su propósito.
7º Fotoescultura como concepto y definición se aleja por completo de otras incursiones artísticas que usan este término para sus creaciones, valoradas en su justa medida, pero distanciadas en su más pura concepción.
8º Fotoescultura acoge cualquier material susceptible de ser emulsionado.
9º Fotoescultura subraya la importancia de los métodos y técnicas fotográficas tradicionales, así como los actuales, siempre y cuando sea la escultura la que registre la luz a través de un estenopo o una lente.  
10º Fotoescultura no contempla por definición el resultado por medio de un negativo o similar en una obra que no haya sido expuesta dentro de una cámara oscura, aunque admitirá los resultados fuera de cámara, siempre y cuando la escultura sea emulsionada con material fotosensible.
11º Fotoescultura por lo tanto acoge en su concepto, técnicas como la cianotipia, goma bicromatada, quimigramas…
12º Fotoescultura en su resultado admite registros en negativo y positivo. El autor crea la escultura y esta interpreta la realidad.
13º Fotoescultura no estima la posibilidad de pegar fotografías en la superficie de la escultura.
14º Fotoescultura reivindica la fotografía como arte mayor puesta al servicio de la escultura y viceversa.


jueves, 14 de diciembre de 2017

FELICITACIÓN CON MIS MEJORES DESEOS


 
Un año más os felicito por estas fechas para desearos unas buenas fiestas y un mejor año 2018.
 
            La felicitación de este año, va como homenaje a todas las mujeres que sufren el acoso, la violencia y la intolerancia.
 
Espero que ese lazo morado que algunas tienen grabado en su piel, desaparezca de nuestras vidas.
 

 

sábado, 7 de octubre de 2017

Escuchar con los ojos


Siempre he defendido que en fotografía lo más importante es el ojo frente a la cámara, la retina frente a las lentes, o el cerebro frente a un cuerpo de 5000€, ya que la educación no se compra, se adquiere con el tiempo.
En ocasiones una buena imagen no hay que buscarla, simplemente te la encuentras al realizar una actividad que no tiene nada que ver con el mero hecho fotográfico. Así, trabajando, y sobre todo teniendo la mente abierta, observas momentos que merece la pena guardar en el recuerdo.
No es tanto el guardar para buscar una recompensa económica en una exposición o en una web, lo más importante es ir llenando tu disco duro (ese que tienes bajo tu cráneo) de información.
Pretender hacer la mejor fotografía e intentar competir con otros, que en definitiva hacen lo mismo que uno, no vale la pena. No se trata de ver “quien la tiene más grande” o quien muestra más imágenes o se cuelga más medallas, lo esencial es saber ver.
Una imagen realizada con un teléfono de gama media, como es esta, es suficiente para entender lo que expongo.
Por otro lado, tampoco es primordial llenar la memoria de tu ordenador con infinidad de fotografías que ya has absorbido, si estás acostumbrado a observar, no es imprescindible, pues tu cerebro todo lo guarda y selecciona.
Composición, encuadre, color o concepto, no se aprende de la noche a la mañana, aspecto que noto por ahí a menudo. Recibir una educación en la que el arte, cine o fotografía, ha estado muy presente, es un extra para enfrentarse a todo esto. Sumando el haber trabajado con fotografía analógica, cuando hacer una captura era realmente costoso.
Al final, lo esencial no es la fotografía en sí, “que en este caso no va a ningún lado”. Lo más interesante es encontrar a nuestro alrededor, matices que merece la pena capturar de una u otra manera.
Si esto mismo lo aplicáramos a todos los aspectos de nuestra vida cotidiana; cuando caminas, vas en coche o en el metro o estás de compras en el mercado… nos enriqueceríamos mucho más, porque lo que estamos haciendo en realidad es escuchar con los ojos.