viernes, 14 de abril de 2017

SOLARIGRAFÍA


No es tanto la imagen en si como el concepto.

Ahora nos invaden de una forma brutal tomas fotográficas preciosistas, que no preciosas, con un exceso de revelado digital, con un HDR (alto rango dinámico) que convierte las fotografías en imágenes irreales, sobresaturadas y con un enfoque que el ojo humano no es capaz de captar.

Ahora, muchas de las fotografías que vemos en la red. Se convierten en imágenes efímeras, porque la mayor parte de ellas no serán pasadas jamás a papel. Sí, digo efímeras porque una cosa es ver una imagen en una pantalla y otra muy distinta, verlas reflejadas en un soporte físico, palpable. Muchos de estos nuevos “fotógrafos” tienen una gran herramienta pero carecen de conocimientos y lo que es más importante, de concepto.

Algunos de ellos, tiene la obsesión de lanzar todos los días en las redes sociales, innumerables fotografías, y esto al final se convierte en “algo personal”, en una carrera para “ver quien la tiene más grande”, como decía Serrat.

A muchos de estos nuevos “pseudo fotógrafos” les falta algo tan básico como es la formación, y no me refiero a los innumerables cursos que existen hoy en día, me refiero sobre todo a la base, a la formación artística (composición, encuadre, concepto, color…) y a la educación. Esta última no tiene que se ser una educación reglada en sí mismo.

Una simple lata puede dejar por los suelos todo esto.

Una fotografía que no tiene prisa, que puede llegar a exponerse durante meses, (esta que os presento ha tardado siete meses) y captar la esencia de la fotografía que es la luz.

Esta mediocre solarigrafía nos muestra el paso del tiempo en una sola toma y la trayectoria del sol durante meses.

Como digo, no es tanto la imagen en si como el concepto. Esto es fotografía pura, sin pretensiones de ningún tipo, simplemente luz y magia.

Magia que se puede apreciar en una toma estenopeica como esta, en la que si observas detenidamente podrás ver el rostro de un hombre en el tercio derecho. Fíjate bien en los labios y la barbilla en el ángulo inferior derecho y si abres la mente podrás ver el rostro completo. Aquí no hay montaje de ningún tipo, son los caprichos de la luz.

Ahora existen grandes fotógrafos con formación, que son los que no lograrán llegar a una meta, pues ellos continuaran formándose y siempre se querrán superar, esa será su meta. Los otros, sin saberlo han llegado ya.



 
Solarigrafía Septiembre de 2016 - Abril de 2017
Santiago López

lunes, 11 de julio de 2016

MOMENTOS IMPORTANTES DE LA VIDA


A veces no hay que irse muy lejos para encontrar colores.

No hay que buscar algo que sabemos que está ahí,

solo debemos ser pacientes y esperar a que todo termine.

A veces pensamos que lo más espectacular está cruzando fronteras,

visitando territorios desconocidos. Y nos equivocamos.

Lo tenemos tan cerca…

Algo que sucede todos los días, que siempre estará ahí,

De una u otra manera. Solo debemos observar y valorar

lo realmente importante de esta vida,

lo que tenemos cerca

y lo que parece intrascendente pero es grandioso.

Cosas que apenas duran minutos o segundos

se nos quedan grabadas en la retina para siempre.
 

 
O Grove (Pontevedra)

 
Cualquier hora del día nos brinda momentos espectaculares.

Cualquier hora del día es buena para tener la mente abierta.

Cualquier hora del día puede ser productiva,

ahora, eres tú el que decide si quieres aprovecharlo o dejarlo pasar.
 
 
 
 
 
 

sábado, 23 de enero de 2016

EN OCASIONES VEO ROSTROS


Siempre he dicho que una de las cosas más importantes a la hora de hacer una fotografía o una obra en cualquier disciplina, es la observación y tener siempre la mente abierta. Puedes tener la mejor máquina, el mejor equipo de revelado o la mejor impresión, pero si el ojo no es capaz de visualizar lo que la naturaleza nos brinda, estamos vendidos.

No es cuestión de buscar, a veces nos encontramos con formas, que el tiempo, el aire, la lluvia, la nieve y el frio han creado para nosotros. A veces, muchas, muchas veces, como esta, la fotografía en cuestión, no tiene más interés que el lugar donde ha sido capturada, el momento y la posición de quien fotografía y la fuente lumínica. Fotografías curiosas que cuya única utilidad, si la sabemos aprovechar, es precisamente abrirnos la mente para despertar nuestra imaginación.

Si somos capaces de todo esto, luego vendrán las interpretaciones, como en esta fotografía. Simplemente, me encontré con un rostro paseando por Riofrío (Ávila). Ahora tú decides, si es “el vigilante del camino”, “el dios petrificado” o “el hombre de piedra”...

Paseando descubres cosas, sí, pero cuando tienes la captura puedes desenmascarar muchas más, solo es cuestión de observar y no mirar.